TERREMOTO ESPIRITUAL (I) (4 de junio de 2014)

Tanto que hemos hablado de los terremotos, tsunamis…esto y lo otro…pero muchas veces el pueblo de Dios no percibe que los terremotos y todas esas cosas también son ESPIRITUALES.

En Puerto Rico estamos viviendo unas situaciones que otros no disciernen lo grave a nivel espiritual, moral, de valores y en nuestra composición familiar.

Dios ha mostrado en muchas ocasiones y yo lo he venido diciendo, claro que estamos en una falla sísmica donde un desastre natural ocurrirá, hasta los científicos han certificado el deterioro y la fragilidad de las placas…Dios nos ha hablado de todo eso, pero el terremoto espiritual se ignora y ese es grave.

En menos de dos años de gobernación, Alejandro García Padilla ha realizado gran parte de lo que por mucho tiempo estuve diciendo, pero otros en su fervor político y menos fervor cristiano, contradecían y nos señalaban…hoy vemos como día a día se van cumpliendo cada una de las cosas.

El terremoto espiritual que vivimos nos forza a que redoblemos la oración, que seamos AUN MAS MILITANTE, firmes en nuestros principios. Luchemos bajo la base del respeto, pero sin comprometer los principios Bíblicos que nos rigen como cristianos.

Tenemos que ser MAS CRISTIANOS QUE POLITICOS.

Para levantarnos de este terremoto espiritual tenemos que ser una iglesia con un liderato unido, pese a nuestras diferencias y situaciones internas. Unidos no porque nos vean unidos en una foto, unidos para lograr hacer frente a lo que está pasando y a las amenazas de lo que viene de camino durante este periodo.

En menos de dos años de gobernación, Dios ha permitido que este país viva y experimente el resultado de lo que decidió. Por eso es que cuando los cristianos votamos, no votamos por colores, votamos por candidaturas para escoger los comprometidos con la moral y los valores.

Redoblemos la oración y luchemos en medio de este terremoto espiritual para que triunfe la justicia social y los principios que hacen que esta sociedad no se termine de derrumbar.

No exigimos un estado teocrático, porque respetamos la diversidad de credos, los valores y la moral son parte de una sociedad decente y que se respeta.

Años de advertencia y en menos de 24 meses estamos experimentando un terremoto espiritual…

Luego continuaré con mi escrito…

Bendiciones, Raschke




 
%d bloggers like this: