Felicidades!

ES PECADO, ES MALO O INAPROPIADO TENER UN

ARBOL DE NAVIDAD?

2016

Este es un tema que me incomoda, al ver la ignorancia de un pueblo que solo aprende de los neofitos que predican sin fundamento.

Quiero aclarrar que en mis CINCO decadas de ministerio NUNCA he censurado la Navidad ni el arbol decorador en los hogares. Nunca he sido de esa línea de fanatismos extremos, como una que salía en una emisora de radio demonizando los juguetes de los niños y castrando la infancia de ellos.

Todos los años les comparto la alegría que la época trae consigo. Ver a mi hijo Jorge Isaac tan feliz, estar casado con una mujer excepcional es mi alegría, tener otros familiares que son un complemento a nuestra vida, todo eso es parte de lo que me llena y me alegra.

En Cristo tenemos que aprovechar cada segundo, cada minuto que estamos con los seres que amamos.

Sobre las fotos en el árbol y si celebro la Navidad…etc…los que me conocen saben que en mis 5 décadas de ministerio NUNCA he predicado en contra de la Navidad, ni de árboles, ni de adornos, de nada de eso, porque nosotros los usamos como eso mismo COMO ADORNOS.

La adoración es única y exclusiva a Dios.

El tener adornos, celebrar la época no me hace a mí un transgresor de la palabra.

A veces leo comentarios tan despectivos e insensibles por ciertos detalles que únicamente debemos hacernos varias preguntas usando como lente Bíblico la palabra y saber cuan ignorante somos a la hora de juzgar, maltratar y herir a nuestros hermanos.

La pregunta tiene que ser: “¿Deberíamos los cristianos tener un árbol de Navidad? ¿Tiene el árbol de Navidad su origen en antiguos ritos paganos?”

Respuesta: La costumbre moderna del árbol de Navidad no procede de ninguna forma de paganismo. No hay evidencia de ninguna religión pagana que decorara un árbol especial para celebrar sus festivales de invierno, aunque los romanos celebraban el solsticio de invierno con un festival llamado Saturnalia en honor a Saturno, el dios de la agricultura.

Estos decoraban sus casas con plantas y luces e intercambiaban regalos. Más tarde en la edad media, germanos y escandinavos ponían árboles perennes dentro de sus casas justo afuera de sus puertas para expresar la espera de la próxima primavera.

Los primeros árboles navideños fueron decorados por cristianos protestantes en el siglo XVI en Alemania. Nuestro moderno árbol navideño evolucionó de estas antiguas tradiciones alemanas, y esta costumbre, muy probablemente, llegó a los Estados Unidos con los emigrantes alemanes a Pennsylvania y Ohio.

No hay nada en la Biblia que prescriba o prohíba los árboles de Navidad. Algunos piensan, equivocadamente, que Jeremías 10:1-16 prohíbe cortar árboles y decorarlos de la misma manera como lo hacemos en Navidad. Sin embargo, aun leyendo superficialmente este texto, se comprende que Jeremías establece la prohibición de ídolos hechos de madera, cubiertos de plata y oro para luego adorarlos.

Una idea similar aparece en Isaías 44, donde el profeta describe la necedad de los idólatras, que cortan un árbol, queman parte de él en el fuego para calentarse, y usan la otra parte para tallar un ídolo, ante el cual se inclinan.

Entonces, a menos que nos inclinemos ante nuestro árbol de Navidad, tallemos un ídolo y oremos ante él, estos pasajes no deben ser aplicados a los árboles de Navidad.

No hay ningún significado espiritual en tener o no un árbol navideño. Cualquiera que sea nuestra elección, el motivo detrás de la decisión del creyente acerca de este punto, como en todas las cuestiones de conciencia, éste debe ser para complacer al Señor. Romanos 14:5-6ª establece en este pasaje el principio acerca de la libertad de elección. “Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente. El que hace caso del día, lo hace para el Señor.”

El Señor se contrista cuando los cristianos miran a otros con desdén, ya sea por celebrar o no la Navidad. Esto es orgullo espiritual. Cuando sentimos que de alguna manera nos hemos elevado a un plano superior de espiritualidad por hacer o no algo sobre lo que la Biblia calla, usamos equivocadamente nuestra libertad en Cristo, creando así divisiones en Su Cuerpo, y de esta manera, deshonramos al Señor. “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios” (1 Corintios 10:31).

En lo que a mí respecta, nuestro Concilio a nivel mundial agrupa más de 67 millones de miembros activos pentecostales bajo las Asambleas de Dios y NUNCA se ha generado una polémica por estos temas. Nuestro Concilio propicia, promueve y celebra la Navidad en todo su esplendor.

Nosotros no adoramos árboles, los tenemos de adorno, nosotros no adoramos nacimientos ni reyes, los tenemos de adorno y de representación demostrativa de lo que ocurrió cuando Jesús vino a la tierra y fue concebido a través de María.

En cuanto a la fecha de celebrar su nacimiento, todos los que hemos estudiado la palabra y hemos ido a Israel, sabemos que el 25 de diciembre no necesariamente fue la fecha, pero aceptamos no crear como los Chinos calendarios diferentes y celebraciones de festividades en otras fechas.

No caemos en contiendas por eso, simplemente aprovechamos la ocasión para resaltar lo que hacemos todo el año, celebrar el nacimiento y propósito de la primera venida de Jesús a la tierra, y que pronto será el arrebatamiento.

Perder el tiempo castrando la inocencia de los niños para no permitir la celebración de la Navidad, colocar adornos y tener eventos especiales en este tiempo, me parece que todos los que andan en una cacería para catalogarnos de paganos por celebrar la Navidad, deben hacerse un examen de conciencia y entender que nosotros tenemos que aprovechar todo para llevar el mensaje de Jesús.

Seamos como Jesús y les exhorto a no entrar en polémicas, si usted no quiere celebrar la Navidad, pues no lo haga, pero no genere un infierno por eso. Si usted no cree en los árboles de Navidad y todo lo que conlleva, simplemente no lo tenga, pero no censure a los que no los adoramos pero los usamos de adorno, que por cierto debo ser enfático que en mis 5 décadas de ministerio nunca he predicado en contra de nada de eso, más bien siempre disfruté de todo lo que conlleva la Navidad con mis hijas y ahora también con el pequeño Jorge Isaac.

Yo respeto a los que difieren, pero espero lo mismo de los que difieren de mí, que haya respeto.

Todo esto lo hago como aclaración, porque he visto a muchos pastores y líderes tratando el tema con algunas personas que los están crucificando en las Redes Sociales y yo no soy la excepción, pero en mi caso con borrar esas locuras y bloquear a esas personas, es suficiente y no perder tiempo en contiendas.

Ganemos tiempo, celebremos cada día que Jesús nación en algún momento, de año y nosotros destacamos esta fecha más para resaltar los eventos de ese suceso histórico y único en el mundo.

Ganemos tiempo, todo el año prediquemos la historia de Jesús, pero aprovechemos esta temporada para invitar a los que no conocen a Jesús y visiten nuestras iglesias con los eventos especiales que se están celebrando.

Cristo es la Navidad y es sencillo, nosotros la celebramos TODO el año, pero resaltamos un periodo con mayor empeño, y la alegría de nuestros hijos es algo que no tiene precio.

Disfrute y no se angustie con algo que la palabra no condena, al contrario, celebremos día a día a Jesús.

Felicidades y que el 2016 sea un año de cambios para bien y para crecer aún más.

Recordando MARANATHA, Cristo viene!!! Pronto veremos al deseado de las naciones.

Que Dios les siga bendiciendo, Jorge Raschke

EVITE QUE LO TENGA QUE BORRAR POR COMENTARIOS INAPROPIADOS, SEAMOS ENTENDIDOS Y APRENDA A RESPETAR CUANDO LA POSICION NO ES DE SU AGRADO.

Sign Up
%d bloggers like this: