Amados fieles cristianos:

1010375_481395921957436_2123277051_n

Puerto Rico se enfrentará en los próximos meses a uno de los momentos más críticos de su historia reciente. Tendremos que decidir si nuestra sociedad continuará siendo cristiana, o renunciaremos a nuestros valores que han configurado nuestro pueblo desde hace 500 años. En otras palabras estará sobre el tapete la suprema definición: O doblegaremos nuestras rodillas ante el mal, o nos rendiremos con todo nuestro ser ante el Dios Vivo y Verdadero.
La crisis que nos enfrentaremos ha sido producto de la pretensión de algunos en la legislatura actual de promover proyectos que pretenden redefinir no solo la institución de la familia sino que también intentan quitar a los padres la primera responsabilidad en la educación de sus hijos. Me refiero a los proyectos de adopción para parejas del mismo sexo y los proyectos sobre la educación da la perspectiva del genero que son, lo digo con fuerza, el ataque más virulento y directo contra la familia cristiana en toda nuestra historia. Esos proyectos pretenden cancelar la familia como lugar óptimo para el desarrollo de un niño, además de impedir que eduques a tus hijos según tú propia conciencia cristiana.
Por eso todos los que nos honramos con el nombre de cristiano no podemos quedar callados en el silencio de nuestras casas. Precisamente Clamor a Dios, ha sido a lo largo de los pasados 40 años lugar donde la tradición Evangélica en Puerto Rico ha levantado su voz con fuerza para recordar que somos la Isla de Cordero y que no renunciaremos jamás a esa identidad o patria de valores. Por eso el 2 de septiembre estaremos todos allí, uniéndonos en un gran Clamor a Dios, para manifestar sin divisiones ni inhibiciones que no doblegaremos nuestras rodillas ante el mal, sino que nos rendiremos con todo nuestro ser ante el Dios Vivo y Verdadero.

Sign Up
%d bloggers like this: